jueves, 11 de noviembre de 2010

Ene txalaparta txikia *

Zuhaitzaren zaldia
(El caballo del árbol)
© Ilkhi, 2010

Enborra eta adarrak isiltasunean
(El tronco y las ramas en silencio)
© Ilkhi, 2010

Doinu gorri-baltzak
(Melodías roji-negras)
© Ilkhi, 2010

La txalaparta es un instrumento musical de percusión: unos tablones de madera sobre los cuales dos músicos (txalapartariak) golpean con sus palos (makilak).
En el pasado, este instrumento musical se utilizaba para comunicar a los caseríos colindantes que las manzanas ya habían sido prensadas y empezaba la fiesta de la sidra.

El poeta y txalapartari Jose Antonio Artze, 1939, Usurbil (Guipúzcoa) dijo de la txalaparta:"[...] el sonido de la txalaparta sería el de un árbol sedentario viviendo el tiempo y el árbol muerto reposando en el aire, y al que los golpes de los txalapartariak quieren resucitar ornándolo con nuevas ramas. [...] la soledad del valle, repentinamente, atravesada por el galope del caballo que golpea el suelo con sus cuatro cascos, como dos txalapartariek tocando cada uno la madera con sus makilak."


Mi pequeña txalaparta me acompaña desde 1985, el año en que la creé.

* Mi pequeña txalaparta


© Ilkhi, 2010

2 comentarios:

  1. Ilkhi, no habia caido en que tenias blogggkkkk....muy bueno. y muy buen disenio tambien.

    ayer fue a mi escuela (que ahora estudio) un Dr. Antonio Elorza a hablar sobre ETA---que en realidad hablo mas de la geografia de Euskal Herria y el nacionalismo vasco en general (y no de ETA en particular), pero en fin, que me acorde mucho de ti y de Batania; y del Buko y la farra madrilenia en general.

    que estes bien y aca seguimos.

    un abrazo por alla y saludos a la gente.


    www.ciudadsomnolienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola, Txus, bienvenido:

    Yo también recuerdo aquellas noches en el Buko, cuando llegabas a última hora, sacabas un papel arrugado del bolsillo de tu camisa y te ponías a recitar, con acento fronterizo, tus poemas llenos de güeras deseosas de sentir, sustancias psicotrópicas y una crítica muy ácida a esa "idea de amor que nos han hecho comer una y otra vez los pendejos de la tele y el mass marketing". Txus dixit.

    Abrazos aizkoradarrak.

    P.S. Saludaré a la gente de tu parte.

    ResponderEliminar