domingo, 5 de febrero de 2017

"La nada nadea" y el filósofo Ernesto Castro sofismea

El filósofo Ernesto Castro, en su clase Intencionalidad, semántica y mundos posibles / Filosofía de la mente, declaró esto:
"La crítica de Carnap a Heidegger, el famoso artículo donde Carnap se cachondea de lo de "la nada nadea". Que además es una expresión que no tiene ningún puto sentido en alemán, porque todavía en español, como es sabido, "nada" viene de res nata, esto es, de "las cosas nacidas" y se entiende que frente al no ser "la nada nadea", porque "la nada" nace, "la nada" muere, etc. etc. O sea que sí, efectivamente, "la nada nadea", aunque en alemán no signifique - quiero decir -  como en alemán no tienen la ventaja de tener un lenguaje tan conceptualmente rico como el castellano. Esto es algo que hay que defender a capa y espada, en el sentido de que precisamente el español como fue la lengua intermedia que se utilizó en la Escuela de Traductores de Toledo para traducir los textos del árabe al latín, porque no se produjo ni un sólo caso de un traductor que supiera al mismo tiempo latín y árabe, sino que se traducían los textos del árabe al castellano y del castellano al árabe [latín]. Se da la circunstancia de que en español es muy habitual y forma parte de los usos coloquiales que hayan expresiones como: sustancia, categoría, etc.etc., que son conceptos absolutamente filosóficos, mientras que en alemán, a mi juicio, para mí que sé alemán, sabes perfectamente que es un idioma de estar por casa."
Estas son mis objeciones a lo que él dijo:

En primer lugar, es ridículo interpretar la frase de Heidegger "Das Nichts nichtet"(La nada nadea) basándose en la traducción a otro idioma diferente del alemán, y todavía lo es más el recurrir a la etimología de la lengua meta a la cual se ha traducido el original, dando a entender que la frase de Heidegger sólo tiene sentido, si se traduce al castellano. Un filósofo como Heidegger sabía perfectamente lo que quería decir en alemán, por lo tanto decir que "Das Nichts nichtet" "es una expresión que no tiene ningún puto sentido en alemán" puede ser muy epatante, pero no es verdad. Para Heidegger la nada no era una abstracción, sino una experiencia concreta, de ahí que la tratase como un agente activo. Las palabras no tienen por qué tener sólo el significado que les adjudicamos de modo convencional, pues las propiedades que atribuimos a los objetos no son las únicas que existen.

En segundo lugar, cuando Ernesto Castro dice: "en alemán no tienen la ventaja de tener un lenguaje tan conceptualmente rico como el castellano". Aquí Castro se comporta como Heidegger, pero a la inversa, ya que Heidegger dijo que la filosofía sólo se puede escribir en dos lenguas: griego y alemán. Yo estoy en total desacuerdo con este nacionalismo filológico, pues en mi opinión, se puede hacer filosofía (cuantitativa y cualitativamente) incluso en la lengua más minoritaria y sin ninguna tradición filosófica previa. Además, lo más interesante es que la filosofía que se haga en cualquiera de las más de 6000 lenguas que se hablan en el mundo sólo aportará riqueza a las filosofías conocidas. Por consiguiente, la preeminencia de unos conceptos filosóficos sobre otros no tiene ningún sentido.

Por último, Ernesto Castro añade: "en español es muy habitual y forma parte de los usos coloquiales que hayan expresiones como: sustancia, categoría, etc. etc." Esto no demuestra la supremacía de la lengua española sobre la alemana. En alemán también diferencian los términos filosóficos: Kategorie (categoría con el significado aristotélico o kantiano) Begriffsklasse (categoría conceptual) del uso coloquial o sentido figurado de la misma palabra Kategorie con los significados: grupo, clase, tipo y especie.


* Extraido del ensayo de Heidegger titulado Was ist Metaphysik? (¿Qué es metafísica?) leído por primera vez en la Universidad de Friburgo el 29 de julio de 1929.


No hay comentarios:

Publicar un comentario