viernes, 27 de enero de 2017

La π minúscula es más bella que la capitular "florida"

Página del Nuevo Testamento con la tipografía en griego y latín
de Arnao Guillén de Brocar que forma parte de
la Biblia Políglota Complutense.
Se terminó de imprimir el 10 de enero de 1514


Corría el año 1512, en Alcalá de Henares, cuando un cajista que trabajaba para el grabador e impresor Arnao Guillén de Brocar depositó en la esquina superior derecha del molde el tipo de letra griega π (pi). De este modo, la enfrentaba a la capitular "florida" que representa la P en el texto latino. Aquel cajista no podía imaginarse que, 504 años después, yo pudiera ver cómo esta bellísima π destacaba sobremanera, en primer lugar, en aquella tundra de hierro, plomo y antinomio, y después, durante más de medio milenio sobre el papel en el que fue impresa, ya que destaca por su audacia, legibilidad, precisión y claridad sobre la letra capitular latina que tiene a su derecha.

Este cajista utilizaba indistintamente la letra π (pi) o la letra ϖ (pi) minúscula arcaica. Por ejemplo, al componer en la primera línea pone ϖαύλου en lugar de παύλου, le ocurre lo mismo con la siguiente palabra ϖρος, sin embargo, cuando tuvo que poner la letra mayúscula capitular π (qué grandeza en su pequeñez) ahí la puso correctamente para destacar en la inmensidad nívea del papel.

Arnao Guillén de Brocar nació en Bédeille (Pirineos Atlánticos) y murió en Alcalá de Henares en 1523. Él grabó los punzones y creó las matrices para la fundición de la tipografía griega utilizada en la Biblia Políglota Complutense que fue impresa entre 1514 y 1517. Brocar, a diferencia de otros impresores de finales del siglo XV y principios del XVI, optó por grabar la letra griega ν (ni) con la asta descendente µ (ni).

A pesar de que Brocar diseñó una tipografía griega casi exclusivamente con minúsculas y además carecía de espíritus sobre sus letras, es innegable la belleza de esta fuente tipográfica, pues su sobriedad monolinear proporciona una claridad a la lectura que no conseguirían las tipografías griegas diseñadas en los cuatro siglos siguientes, debido al exceso de ringorrangos que sólo dificultan su lectura.

Hay momentos históricos en los cuales las justificaciones de tipo religioso se alían con la estética. Este es uno de ellos, pues los editores de la Políglota Complutense justificaron la falta de mayúsculas y de espíritus sobre las letras, alegando que el Nuevo Testamento había sido dictado por el Espíritu Santo y escrito en griego, por consiguiente se empleó una tipografía "ad imaginem antiquarum scripturarum" de este modo los textos sagrados recogidos en este Nuevo Testamento serían tan prístinos como el original. Seguro que hubo división de opiniones entre los teólogos de la época. Me da en qué pensar el hecho de que estos tipos de letra tan bellos no volvieran a utilizarse después de finalizada la impresión de este Nuevo Testamento. De lo que no hay duda es que tenemos ante nuestros ojos una de las tipografías más bellas que se han diseñado hasta el día de hoy.




Página del Nuevo Testamento en griego
impresa en París por Robert Estienne en 1550 

El impresor Robert Estienne utilizó la tipografía griega grabada por Claude Garamond y conocida como "grec du roi". Este libro fue impreso en París en 1550. Treinta y seis años después de haber sido impresa  la Políglota Complutense. Podemos ver la "bellísina y florida" capitular Π y la tipografía griega con mayúsculas, minúsculas, espíritus y acentos, basada en la caligrafía cursiva que estaba de moda, pero que es prácticamente ilegible.




Tipo de letra griega denominada "Otter" por Robert Proctor en 1903

Esta tipografía que el bibliógrafo Robert Proctor diseñó en 1903, está basada en la tipografía que diseñó Arnao Guillén de Brocar a principios del siglo XVI y utilizó para el Nuevo Testamento de la Políglota Complutense. Proctor desarrolló esta tipografía casi cuatro siglos después de que viera la luz la de Brocar.




Tipo de letra griega "Neo Hellenic" diseñada  por Victor Scholderer en 1927


El tipógrafo Victor Scholderer diseñó este tipo de letra griega a la que llamó "Neo Hellenic" en 1927, basado en un tipo de letra del siglo XV diseñada por el veneciano Giovanni Rosso. Podemos percibir el aroma de la que diseñó Brocar hace más de 500 años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario