domingo, 31 de julio de 2016

viernes, 29 de julio de 2016

Virgulilla que crece y se desplaza libremente

Monógrafo autodeterminándose
Dígrafo en crisis
© Ilkhi, 2016

jueves, 28 de julio de 2016

La luz cromotérmica en el (l)umbral del museo

© Ilkhi 2016



Galerna durmiente en un mar de granito

En esta noche agostada
escucho cantar a un grillo
(aunque esto no sea el campo)
varado en una cala granítica, desértica,
junto a los ascensores del museo Reina Sofía.

Las luces,
               cálida de las farolas,
               gélida de los ascensores,
               transmiten su temperatura en grados Kelvin.
La sensación,
                      unas veces cromática, otras térmica,
                                       es suave como brisa de mar a barlovento
                                                                    en esta ciudad al pairo.

Siento descender sobre mi piel
los 37 grados Celsius que impregnan la noche.

Miro hacia arriba,
                            y no veo la luna
                               ni las estrellas,
sino la grímpola imaginaria de mi navío:
                                                 mi amada
                                                 dormita y sueña
                                                 con tormentas y santabárbaras
                                                 que estallan en alta mar
hasta que la galerna durmiente
                                   la despierte de ese sueño
                                                                            que no era tal.


© Ilkhi, 5 de agosto de 2008
De mi poemario Alta Densidad Seccional

martes, 26 de julio de 2016

There are two truths to nature

The shutter of a camera and the palette knife of a printing press
© Ilkhi, 2016

lunes, 25 de julio de 2016

Las múltiples estéticas en acción contemplativa

El instante desprovisto de memoria
© Ilkhi, 2016

sábado, 23 de julio de 2016

La luz-luna en la letra

Selenelito
© Ilkhi, 2016

martes, 19 de julio de 2016

Could you tell me where the real wood is?

The wood in round brackets
© Ilkhi 2016

domingo, 17 de julio de 2016

Sortu eizuz letrak, hortxe baitago antze-jakintza

Malko bat hitzaren erdian
© Ilkhi, 2016

miércoles, 13 de julio de 2016

Madera y piedra para imprimir espacios

Tipografía xilolítica
© Ilkhi 2016

lunes, 11 de julio de 2016

El trampantojo del hiperrealismo

Técnica: tinta china aplicada con pincel húmedo y seco
© Ilkhi, 1978

viernes, 8 de julio de 2016

The importance of having a British pencil

The British and other nationalities see what they expect to see
© Ilkhi, 2016

lunes, 4 de julio de 2016

Pinceladas dérmicas de un viaje que hice a París

Pieles
© Ilkhi, 2016

Mi primera impresión al llegar a París coincide con lo que Joseph Conrad, en su novela Heart of Darkness, le hace decir al personaje Marlow cuando llega a Bruselas: "In a very few hours I arrived in a city that always makes me think of a whited sepulchre." Es una metáfora que emplea Jesucristo en el Evangelio de San Mateo al comparar a los fariseos con "sepulcros blanqueados": aparentan bondad por fuera aunque por dentro son podredumbre, metáfora de la corrupción. Esta ciudad también tiene mucho de Eurodisney: la simulación de la autenticidad en los lugares turísticos resulta insoportable. No recomendaría la visita a Montmartre, ya que es lo más kitsch y decadente que he visto en mucho tiempo; los retratistas casi llegan a las manos por conseguir un cliente y se intuye un cierto aire mafioso en todos ellos. Donde más he disfrutado ha sido en los mercados con puestos callejeros de la Rue du Faubourg St. Martin en el que los colores de las frutas, hortalizas, panes, quesos y embutidos se confunden con los diferentes colores de las pieles de vendedores y compradores que inundamos la calle. Es un caleidoscopio de colores, culturas y fonemas que perfuman musicalmente el aire. Se puede escuchar el idioma cabilio, una lengua bereber del norte de Argelia. Mientras paseo por sus calles y entro en sus comercios las palabras que escucho son incomprensibles para mí, pero sé muy bien que no son una mera colección de datos acústicos, por el contrario, sé que contienen otra manera de ver el mundo. Eso me fascina.