viernes, 29 de abril de 2016

Ortega y Gasset y su desconocimiento del euskera

En octubre de 1920 José Ortega y Gasset escribió una crítica sobre una exposición que los pintores Valentín y Ramón Zubiaurre realizaron en Buenos Aires (Argentina). El artículo empieza así.
Los hermanos Zubiaurre son vascos, sordomudos y pintores. Esto quiere decir que hay en ellos tres potencias de mutismo. Ser vasco es, sin más, una renuncia nativa a la expresión verbal. El misterioso pueblo vascongado posee un idioma elemental que apenas sirve para nombrar las cosas materiales, y es por completo inepto para expresar la fluencia fugitiva de la vida interior.
Aquí Ortega y Gasset considera que la lengua vasca es incapaz de desarrollar un pensamiento filosófico. Pero si aplicamos el criterio que tenía Martin Heidegger respecto a las lenguas griega y alemana como las más aptas para la filosofía (Heidegger llego a considerar las lenguas latinas como no aptas para describir las esencias filosóficas) llegaremos a la conclusión de que Ortega y Gasset filosofaba en una lengua que es absolutamente inepta para ese cometido (ironía a raudales). Curiosamente, Ortega y Gasset hizo proselitismo de las ideas de Heidegger cuando le dijo a Octavio Paz. "Deje la poesía y la literatura, póngase a pensar en serio y aprenda alemán, porque son las lenguas filosóficas, el griego y el alemán." En resumen, tanto Ortega como Heidegger descalificaron determinadas lenguas de modo arbitrario.

Evidentemente el País Vasco no tuvo algo similar a la Escuela de Elea en el siglo V a. C. ni lo ha tenido en los últimos dos mil años, pero eso no significa que su lengua, el euskera, no sea apta "para expresar la fluencia fugitiva de la vida interior.", tal y como pueden hacerlo las miles de lenguas que se hablan en el mundo, eso sí, ninguna de ellas lo hará de igual modo.

Respecto a lo de "misterioso pueblo vascongado", pienso que es una rémora que aún persiste en el imaginario colectivo. El que una cultura sea diferente no la convierte en misteriosa per se, puede ser desconocida pero no misteriosa.

Si de algo tenemos que librarnos es de esa tiránica subordinación al pensamiento del pasado que se solidifica en las universidades. Ese modo de filosofar que no quiere salir de los límites que le impuso el pasado. El búho de Minerva debe alzar su vuelo en la aurora y no en el ocaso.


miércoles, 27 de abril de 2016

lunes, 25 de abril de 2016

Urdinean egonago dagoen zuhaitza

© Ilkhi, 2016

© Ilkhi, 2016

Egonen egonak
Urdina hor ez egonik be, hortxe balego lez da, ezago eta egonago.
Ene irarlan-sailean, Zehaztasun Ezezaguna
© Ilkhi, 2016


domingo, 24 de abril de 2016

A bound book that is full of turnings and windings

Betikotasuna
© Ilkhi, 2016

Two excerpts from Ben Jonson's Eulogy to Shakespeare

[...] To whom all scenes of Europe homage owe.
He was not of an age, but for all time!
[...] thy flight fro' hence, hath mourn'd like night,
And despaires day, but thy Volumes light."

First published in 1623


sábado, 23 de abril de 2016

El seductor arcano de la lectura

y otros muchos invisibles
© Ilkhi, 2016

miércoles, 20 de abril de 2016

Buru bezainbat aburu

© Ilkhi, 2016

Ene aburuak
Antzelari liburua
© Ilkhi, 2016


sábado, 16 de abril de 2016

Amu hau gero eta erakargarriagoa da

Jinkoaren amua
Jinkoak esan ei eban: "Hemendik aurrera giza arrantzalea izango naz"
© Ilkhi, 2016

jueves, 14 de abril de 2016

El estar erosiona las astillas del espacio

Cura las heridas del ser punzante
© Ilkhi, 2016

miércoles, 13 de abril de 2016

Referente metaestable que anhela tener un significado

पत्त्र  Φύλλον  Folium  (H)orri
© Ilkhi, 2016

martes, 12 de abril de 2016

Acronimia sumamente elíptica

Me canSA Su Abulia MECÁNica
© ilkhi, 2016


domingo, 10 de abril de 2016

Públicos estabulados a golpe de estadística

A lo largo de las últimas décadas las instituciones y sus políticas culturales han llevado a que gran parte del público perciba la experiencia cultural como un producto de consumo que las industrias culturales se encargan de gestionar siguiendo los criterios del marketing. Estas "industrias" han sustituido la dimensión crítica de la experiencia cultural por una participación masiva de públicos manipulados y controlados por medio de la estadística que les asegura unos beneficios crematísticos ya que consideran que los beneficios culturales no tienen ningún valor.

Sólo hay que ver la decisión del Ministerio de Educación respecto a impartir materias como Cultura Clásica, griego y latín; al dejarlo a disposición "de la oferta de los centros docentes", es decir, relegarlas a la infracategoría de asignaturas "marías". Teniendo en cuenta que el griego y el latín son los cimientos semánticos de la mayoría de los idiomas europeos, está claro que vamos hacia la demolición cultural.

También pretenden que nos creamos la falacia de que ahora la cultura impregna todas las esferas sociales y que se ha conseguido (mediante lo que Fredric Jameson llamó, en 1987, "populismo estético") que la marginalidad y el elitismo del pasado desaparezcan. Aunque el número de visitantes que van a los museos siga aumentando sin cesar, la marginalidad también sigue creciendo de modo imparable y, paralelamente, el elitismo vive en la misma torre de marfil en la que se instaló hace siglos.

La filósofa Nancy Fraser plantea la necesidad de articular "públicos fuertes" (los que se dedican a la toma de decisiones en las instituciones del Estado) y "públicos débiles" (los que están al margen de la toma de decisiones). Pero el modelo neoliberal cada vez fomenta más la separación entre estos dos tipos de público. En un sistema capitalista donde el dinero es el Dios a adorar no interesa un público que piense, sino uno que consuma.

Siento auténtica lástima por los que después de haber recorrido un museo con la audioguía pegada a la oreja, se disponen a explicar a los que no llevan audioguía lo que significan las obras de arte. En lugar de descubrir por sí mismo un mundo de significados, deja que sean otros los que le digan cual es el significado canónico. Si Velázquez levantara la cabeza y leyera las múltiples teorías sobre el significado de su cuadro Las Meninas, constataría que su obra no se acabó con la última pincelada que él dio en el lienzo, pues continuamente surgen nuevas teorías sobre su significado y ninguna de ellas es irrefutable. El significado está en continuo cambio. No existe el hermeneuta omnisciente, por consiguiente, la exégesis de una obra no es algo inamovible.

Se enseña, erróneamente, que las palabras devienen en significados aun cuando se sabe que los significados son los que se convierten en palabras. Por supuesto es mucho más fácil normalizar una lengua con una nomenclatura estandarizada y tener a los públicos estabulados que dejar que los significados conocidos y sobre todo los desconocidos se transformen en una lengua viva que se nutre de significados en constante desarrollo, y no de palabras fosilizadas.


Los establos de la cultura tienen más estiércol acumulado que los establos de Augías, pero aquí no tenemos a ningún Hércules que los limpie, tendremos que ser nosotros mismos.



sábado, 9 de abril de 2016

Sinetsi behar dauena

Sinesmenzalea
(Ez argi bai argitan egoten den jakin barik)
© Ilkhi, 2016

viernes, 8 de abril de 2016

Sorpresa es la anterioridad del hacer frente al espacio

Interjección asombrada por su hache expansiva
© Ilkhi, 2016

martes, 5 de abril de 2016

Hustasuna, hitzen barruan ezkutatzen dena

"bai" hitz muina hustuta dagoenean
© Ilkhi, 2016

sábado, 2 de abril de 2016

Parejas colgadas

ADOSados
© Ilkhi 2016