sábado, 28 de agosto de 2010

El Caos que nos mira

..., mientras el paisaje se desmorona.
Óleo azul de Prusia sobre papel.
© Ilkhi, 2010


El reflejo de la ventana exterior en otra ventana que se abre al paisaje interior en donde el desprendimiento del Caos se despliega en múltiples posibilidades entrópicas.


jueves, 26 de agosto de 2010

Relieve kárstico en psique cambiante

Técnica: óleo azul de Prusia sobre papel
Relieve kárstico en el Astxiki
© Ilkhi, 2010

Relieve kárstico en el Astxiki*. Sin fecha. Sé cuándo he sacado la foto, pero no, cómo ha evolucionado el dibujo hasta consolidarse: esos visos de realidad no plasmados en un papel que, en cualquier caso, existen antes de ser dibujados.

Cuando la realidad no se deja cazar en todo su esplendor, sólo nos queda conformarnos con destellos que surgen de nuestra psique entre el caos circundante.

El artista alcanza el "estar ahí" del mismo modo que el montañero holla el ápice del Everest, porque ambos saben que es ése y no otro.

*Astxiki ( 791 m.): monte que forma parte de la sierra del Duranguesado (Vizcaya)

Pensamiento hecho roca
© Ilkhi, 2010



lunes, 23 de agosto de 2010

La nieve y el cielo / el túnel y la noche

Yukiguni
De mi serie de grabados, Zehaztasun Ezezaguna
© Ilkhi, 2010

Con esta irrupción en un lugar llamado Yukiguni (País de nieve, 1947), la novela de Yasunari Kawabata comienza así: "El tren salió del túnel y se internó en la nieve. Todo era blanco bajo el cielo nocturno".

Estas dos frases las he convertido en este linograbado, donde el túnel y la noche se funden e intercomunican: el cielo está en el túnel, y éste, a su vez, es el cielo nocturno que se cierne sobre la nieve.

Consigo que el tunel salga del cuadro tridimensionalmente: se ve, en el fondo, una boca del túnel, y desde el fondo, también, se ve la otra boca del túnel en primer plano.

Lo que he captado es el entre en ambas direcciones. Es un viaje de ida y vuelta hacia la luz en la oscuridad.


La gubia dibujando en la nieve
© Ilkhi, 2010



La nieve entre el cielo y el túnel
© Ilkhi, 2010

Cuando la oscuridad está hecha de nieve
© Ilkhi, 2010




domingo, 22 de agosto de 2010

Snellen chart *

Snellen chart: © Ilkhi, 2010


La percepción del arte es como un gigantesco Snellen chart, en el cual siempre hay líneas de caracteres que nos parecen desenfocadas e ininteligibles. Por consiguiente, una "twenty/twenty vision" resulta inalcanzable.

* Gráfica de Snellen. Una tabla con caracteres de tamaño decreciente, colocada a una distancia de seis metros (twenty feet), que se utiliza para determinar la agudeza visual. Fue desarrollada por Hermann Snellen, oftalmólogo holandés, en 1862.


viernes, 20 de agosto de 2010

Batania no tiene una vida de película


René Magritte estaba equivocado, estos sí son caballos.
© Ilkhi, 2010


A sus treinta y seis años, Batania tiene la retina de un octogenario y los reflejos de un adolescente; en el contraste entre su retina senil y su joven músculo óptico residen tanto su debilidad como su genio.

Su cultura literaria es panorámica: se diría que sobrepasa los 360º para descubrir geometrías heterodoxas en espirales algorítmicas que proceden de su pupila insaciable, omnívora y voraz.

A través de su descomunal vitalidad, que le hace combativo y tierno como un cachorro atigrado, muestra una sensibilidad que combina la del mejor corredor de fondo con la del velocista más explosivo.

Esta personalidad múltiple y ávida de conocimiento le ha llevado, por una parte, a frecuentar bibliotecas de Babel, donde está agotando todo lo que hay sobre sus anaqueles limitados y temporales; por otra parte, a leer cualquier prospecto/etiqueta que caiga en sus manos: lo que para un publicista sería propaganda subliminal, para un consumidor avisado, información práctica; para Batania es un fructífero producto literario que, en sus manos, se vuelve como un boomerang contra el transeunte desprevenido.

Esta misma dispersión ha hecho que su obra de escritor sea un proyecto incompleto, en construcción: un guión que no debería ser rodado, pues su vida es para vivirla, no para grabarla, además, la vida no es una película (aunque muchos posmodernos y postvitales crean que sí) y la de Batania aún menos.


Los caballos surgen por las grietas abisales de la ciudad.
© Ilkhi, 2010

Quedará para siempre en el viento ese giro de muñeca de Batania,
con su aerosol,
pluma de ganso vigesimónica, con el que rocía las paredes de esperanza.
© Ilkhi, 2010


domingo, 15 de agosto de 2010

La interioridad de los ojos


© Ilkhi, 1982


En ese intervalo de tiempo, allí donde el sueño prescribe, sentí la realidad crecer ante mis ojos, y no quise mirarla.

jueves, 12 de agosto de 2010

Icono ininteligible

© Ilkhi, 2000


Al pie de los Apeninos, después de abordar el tren que me llevaría a la ciudad de Lucca, me dispuse a disfrutar del paisaje toscano a la velocidad turneriana de un tren-diesel; mientras el sol vespertino moldeaba los montes, yo los rasterizaba con mi sanguina demiúrgica.

Lucca me recibió enclaustrada tras una muralla de ladrillo rojo, donde la belleza (salvo cuando unas líneas inteligentes y femeninas cruzaban el umbral de mis córneas) se la repartían entre iglesias y palacios. Entré en la iglesia de San Michele, siglo XII, y en una de las columnas de mármol hice un frottage de la representación zoomorfa del maligno. Aquel icono me transmitía mensajes de espanto, terror y pavor que yo no acertaba a comprender.

Frottage 
© Ilkhi, 2000


sábado, 7 de agosto de 2010

Bertsolaritzari buruz

© Ilkhi, 1984


Esta escultura representa el pensamiento y la expresión del bertsolari. Cada uno de los segmentos pegados al tronco son las sílabas en las que se divide cada verso: ANÁLISIS. A éste, le sigue la posterior organización en unidades básicas oinak (pies): SÍNTESIS.

Los pies pueden ser espondaicos (ritmo binario) o dactílicos (ritmo ternario). Por otro lado, el bertsolari también debe crear estos pies con los que forma cada verso. En esta escultura, los cuatro segmentos, que están separados del tronco, representan un tetrápodo, estos son los cuatro pies o palabras que el bertsolari hará que rimen para completar el zortziko txikia.

La parte lateral izquierda del tronco está abierta representando el canto del bertsolari, es decir, su expresión. Por último, el tronco es el verso que crece con pleno dominio de espacio y tiempo.


viernes, 6 de agosto de 2010

Zuhaitzaren irrintzia (El relincho del árbol)


© Ilkhi, 1984


En esta escultura, cuando entró el hacha en el tronco del roble, capté el relincho del árbol frondoso, lo escuché atentamente, después, sólo tuve que acariciar este chillido con la gubia para retenerlo en el tiempo.

Es su forma indéxica la que me hace relacionarla con ritos y creencias vascas. Por ejemplo: cuando el pastor colocaba, en la puerta de su borda, una ate-gurutzea (cruz de madera cuya parte superior y perpendicular al suelo termina en punta), una rama de espino albar, o un hacha con el filo apuntando al cielo. Todos ellos para protegerse del rayo. 

Zuhaitzaren irrintzia forma parte de un diálogo con la bóveda celeste, hacia la cual se dirige.


domingo, 1 de agosto de 2010

La piedra dando vida a la mujer

Litóleofoto
© Ilkhi, 1999


Esta pintura al óleo sobre piedra, con forma de mujer, nacida en un acantilado de la costa cantábrica, a la que titulé: La piedra dando vida a la mujer, se me rompió en Florencia y sus trozos los lancé al río Arno. Allí encontrará la eternidad. El poder evocador de esta fotografía es mayor que si existiera la pieza original. Esa belleza intangible que hay entre la naturaleza y la mujer. Estar en ella es crear.